CARNE DE CERDO


De acuerdo con la FAO, la carne roja de mayor consumo mundial es la carne porcina, cuya demanda en las últimas décadas ha experimentado un fuerte incremento, con un número de animales de cerca de mil millones en 2015, el doble que en la década de 1970.

La carne porcina es una de las fuentes más importantes de proteínas y grasas saludables para el consumidor. Casi toda la carne es aprovechable; el 60% se consume en fresco, y el resto se aprovecha en la elaboración de embutidos y salazones. La carne de cerdo aporta de 18 a 20 gramos de proteína cada 100 gramos, aunque varía en función de la especie, edad y procedencia. Es una excelente fuente de vitaminas del grupo B, con casi 10 veces más vitaminas B1 que otras carnes. Como se ha señalado, la vitamina B1 es necesaria para ayudar a convertir los carbohidratos en glucosa. También es fuente de Hierro y Zinc. El hierro es un mineral considerado esencial para el humano, pues se requiere para producir las proteínas hemoglobina (en glóbulos rojos) y mioglobina (músculos) que transportan el oxígeno. El Zinc es necesario para que el sistema de defensa del cuerpo funcione apropiadamente, entre otras funciones como a cicatrización de heridas, metabolización de carbohidratos, así como para el correcto funcionamiento de los sentidos del olfato y del gusto. Durante el embarazo, la lactancia y la niñez, el cuerpo necesita zinc para crecer y desarrollarse apropiadamente.

 


  • Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), “Producción y sanidad animal”. Disponible en: http://www.fao.org/ag/againfo/themes/es/pigs/home.html
  • Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, “Guía básica para exportar carne porcina”, Argentina, pp. 5- 8. Disponible en: http://www.alimentosargentinos.gob.ar/contenido/publicaciones/calidad/Guias/GT-Cerdos.pdf